Saltar al contenido principal

El software libre tiene una licencia

¿Qué es una licencia de software?

La licencia de software es el contrato o acuerdo entre, por un lado, el propietario o titular de los derechos de explotación y distribución del software y, por otro lado, el usuario de ese software, que puede ser una persona física o una persona jurídica.

En breve

La licencia de software es el acuerdo entre el propietario de los derechos del software y el usuario. Es el conjunto de términos que debe aceptar el usuario si quiere utilizar un software de forma legal.

Tanto el software libre como el software privativo tienen licencias. En el mundo del audiovisual es habitual, lamentablemente, la utilización de software privativo sin cumplir con los términos de su licencia y es posible que en muchos casos sea por desconocimiento. Es importante que siempre se haga lo posible por conocer y cumplir los términos de la licencia del software que se utiliza. Si no se pueden cumplir los términos de la licencia de un software determinado, una buena solución puede ser buscar un software alternativo de características similares cuyos términos de licencia sí se puedan cumplir.

A veces, en lenguaje coloquial, se utiliza el término licencia en relación al software para referirse a un código o sistema de activación necesario para que una determinada aplicación de software privativo funcione, pero la licencia es en realidad el conjunto de términos o clausulas que debe aceptar el usuario si quiere utilizar un software de forma legal. El código o sistema de activación al que nos referimos en algunas ocasiones con el término licencia sería únicamente una llave que el propietario o titular de los derechos de explotación y distribución del software le entrega al usuario una vez que considera establecido el acuerdo de utilización.

La licencia en el software privativo

El software privativo cuenta con una licencia que habitualmente se denomina EULA o ALUF, que son las siglas de End User License Agreement o Acuerdo de licencia para usuarios finales. En la mayoría de los casos es fácil encontrar los términos y clausulas de la licencia como acompañamiento del software; también será fácil encontrarlos mediante un buscador de Internet escribiendo EULA seguido del nombre de la aplicación de software o de su fabricante.

La licencia en el software libre

El software libre cuenta también con una licencia que detalla y matiza especialmente qué puede hacerse con el código fuente del programa y cómo y con qué limitaciones pueden disfrutarse los derechos que se tienen sobre él.

Licencias de software libre

Existen distintos tipos de licencias de software libre. Las más habituales son las denominadas GPL, MIT y Apache, pero hay muchas otras:

  • La licencia GPL, GNU General Public License o Licencia Pública General de GNU, fue creada por Richard M. Stallman para el proyecto GNU en febrero de 1989 y su versión actual es la 3. Una de las características principales de la licencia GPL es que es una licencia copyleft : quien distribuya el software o elabore otras aplicaciones a partir de su código está obligado a hacerlo utilizando el mismo tipo de licencia.
  • La licencia MIT, que tuvo su origen en el Instituto Tecnológico de Massachussetts, es una licencia de software libre no copyleft: además de permitir la utilización del código en otro software libre, también permite la utilización del código en software propietario.
  • La licencia Apache, creada por la Apache Software Foundation, es una licencia permisiva no copyleft similar a la licencia MIT.

Licencias de software libre adaptadas a la legislación local

Las tres licencias de software libre que hemos presentado como las más habituales fueron creadas en los Estados Unidos de América teniendo en cuenta la legislación de ese país. Como consecuencia de ello, sus términos pueden resultar imprecisos en otros territorios o entrar en conflicto con la legislación vigente de otros países. Para atacar este problema, existen licencias de software libre derivadas de las más habituales pero adaptadas a legislaciones locales. Un ejemplo de este tipo de licencias es la CeCILL, una licencia francesa para software libre elaborada por el CEA, el CNRS y el INRIA, conscientes de la importancia del software libre tanto para la comunidad científica como para las administraciones públicas y las empresas.

Licencias parecidas, pero que NO son de software libre

También hay licencias que cumplen algunas de las características de las licencias de software libre, pero no las cumplen todas. Por poner un ejemplo, hay licencias se software de código abierto que pueden permitir estudiar y redistribuir el software, pero no utilizar el software con cualquier finalidad.

Una muestra de este tipo de licencias son las licencias Open RAIL, como la CreativeML Open RAIL utilizada por el proyecto Stable Diffusion, en la que ML se refiere a Machine Learning o aprendizaje automático, y RAIL se refiere a Responsible Artificial Intelligence License o licencia de uso responsable de la inteligencia artificial. Estas licencias van dirigidas restringir el uso que puede hacerse del software.

Licencias libres más allá del software

Las licencias GPL, MIT, Apache y otras similares han sido especialmente diseñadas o pensadas para ser aplicadas en relación a software: a programas de ordenador o a su código. Sin embargo, en otros ámbitos también puede existir la necesidad de generar de una manera sencilla una licencia de utilización que establezca de manera clara cuáles son los derechos que se otorgan a los usuarios de un producto determinado. Las personas que hacen dibujos o fotografías, las que escriben narraciones o las que elaboran diseños de páginas web pueden querer también publicar esos contenidos de tal modo que los usuarios de los mismos tengan sobre ellos unos derechos y no otros, sin que tengan por qué ser los que se aplican por defecto, por las leyes del copyright, en un territorio determinado.

Con la finalidad de contar con una licencia para productos culturales que fuese similar a las licencias de software libre, Lawrence Lessig y Eric Eldred diseñaron en 2001 la primera de las licencias Creative Commons, una licencia de cultura libre. Hoy existen siete licencias Creative Commons distintas si incluimos entre ellas la CC0 o CC Zero que, además de ser la más permisiva de todas, a veces se utiliza también como licencia de software y equivale a considerar una obra de dominio público. De las otras seis licencias Creative Commons actuales, dos pueden considerarse de cultura libre: la CC BY y la CC BY-SA.